Melonelyplanet

El aeropuerto de Kathmandú

Lo primero que uno hace allí es intentar sacarse la foto para el visado. No hay problema porque te cobran en dólares o euros, pero hay que ver al artista. La cabina en la que te sientas huele a cerrado, eso es obvio. Un poquito de aire no le vendría mal. Te sientas y el tipo apunta con la cámara y, mientras tú miras el origen del olor a cerrado, él te saca la foto y la imprime a traición sin avisarte. Resultado final: sales mirando a un lateral con cara de mendrugo y con eso te vas a la cola del visado. Empezamos bien. Luego que mis amigos dicen que tengo pose…hay que joderse.

2a550-aeropuerto3

 

Las colas para el visado están ordenadas por la duración del mismo: hasta 10 días, hasta 30 días y hasta 90 días. Como podéis imaginar, los dos aviones que aterrizaron llevaban dos millones de personas con intención de estar más de 10 días y menos de 90. Vamos, en nuestra cola. Ahí, dos funcionarios se afanaban en dar los visados mientras los de las colas adyacentes se aplicaban con el candy crush, el tetris o cualquier cosa que pudieran hacer con tal de no trabajar. Total, para qué van a echar un cable a los de la lado y que así podamos salir del aeropuerto antes de dos horas… Dos horas después conseguimos atravesar el puesto con nuestro orgulloso sello en el pasaporte. Ahora quedaba la otra preocupación: dos horas nuestras mochilas por ahí tiradas sin atención ni cariño. Pero no, sorprendentemente ahí estaban. No sólo eso, es que además antes de salir nos miraron las etiquetas para comprobar que eran las nuestras. Quién lo iba a decir.

Esto en cuanto al aeropuerto internacional. Y aún quedaba la terminal local para el vuelo a Lukla. Pasamos unas cuantas horitas allí y vaya tela. Era la sala de espera del rodaje de una peli snaff. Y lo malo es que las fotos que hicimos muestran un lugar hasta limpio. Ver para creer. El sitio era una cochambre, como toda la ciudad. Salvo el medio cuadrado sagrado con un buda Lo limpiaban cada 15 minutos, cuerdas de separación incluidas. Ahora, al baño ni se acercaban. Madre mía qué olor…¡pa morilse! Como si no fuera suficiente esperar hasta 6 horas a que nos metieran en una avioneta infernal.

Lo único bueno de ese aeropuerto eran las dos chicas de la tienda de Yeti Airlines. Las dos únicas nepalíes guapas. Y vaya si lo eran. Y altas, toda una novedad. Porque aparte de oler a cerrado, son bajitos.

Eso sí, esta gente se toma en serio los vuelos. El primer intento, fallido por el tiempo, de volar a Lukla nos llevaba en una avioneta para unas 15 personas, pero aún así, teníamos tripulación. Y me refiero a azafata. Lástima no haber despegado ese día, porque el siguiente era una avioneta para 10 y teníamos las mochilas entre los asientos. Qué cacharro. Lo mejor fue esperar al pie de la avioneta mientas un tipo con cara de ingeniero aeroespacial –es decir, de vendedor de flautas en las calles de Thamel- coge unos alicates y se pone a cortar un trozo de metal que cuelga de la aleta trasera. La cara de Miguel –controlador aéreo- y la de nuestro luego amigo neocelandés –también controlador aéreo- eran un poema. Hasta le preguntaron qué hacía. El tipo se reía. Y yo, yo prefería alquilar un yal que subirme ahí. Pero no hablamos del vuelo, sino del aeropuerto. Y es un mundo en sí mismo. Por supuesto, hay unas tres mil quinientas personas esperando cogerte la maleta, llevarte el carrito, llevarte en taxi, llevarte al taxi, peinarte, pintarte las uñas y cualquier cosa que se les ocurra para sacarse unas rupias. Rupias Nepalíes, ojo. La única manera de librarte de toda esa gente es ir con un local que les ahuyente. Nosotros llevábamos a nuestro amigo Dawa. Al irnos, aparte de darnos el pañuelo típico, nos buscó al gorrilla oficial que no nos timaba, nos dejó en la parte del aeropuerto adecuada para evitar colas y problemas y casi nos metió en el avión y nos arropó. Un tipo genial que sabe que su aeropuerto es un inferno

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 13 agosto, 2014 a las 7:36 pm. Se guardó como Montañas, Mundo y etiquetado como , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: